Beneficio de la Duda

www.silviameave.net

Conceder el beneficio de la duda tal vez sólo sirve para desestresar y mantener la esperanza en que la sociedad mexicana no está en la podredumbre, como tuitean cada microsegundo, medios de comunicación del establishment, periodistas independientes y los ciudadanos apocalípticos desintegrados.

Estoy embarcada en la aventura de poner a prueba el sistema de justicia de la Ciudad de México a raíz de un allanamiento a mi domicilio que no pasó a mayores gracias a la oportuna intervención de la policía (@POLICIA_CDMX) que detuvo al delincuente cuando intentaba huir, saltando azoteas y metiéndose también en otras casas.

El agente del Ministerio Público que atendió mi caso me dijo que podía terminar la diligencia ministerial haciendo mi declaración de hechos vía internet, si no quería pasarme todo el día en la fila de los agraviados, y ya recibiría en mi correo electrónico el número de averiguación previa e instrucciones de lo que procedería para que se juzgue al intruso delincuente.

Se oye bien; pero llegó el día de mi segunda comparecencia para ratificar y ampliar la declaración que hice vía internet. Llegué puntual a mi cita, únicamente para saber que la persona encargada de la Unidad de Recepción por Internet (URI) de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) me mandó a la fiscalía equivocada, lo que se tradujo al final del día en que un trámite de 30 minutos se llevara a cabo en cuatro horas.

Luego, el funcionario que me atendió, me puso como decíamos en la secundaria, “como moco de King Kong”, porque al usar el servicio URI del Ministerio Público no verifiqué personalmente que el delincuente se hubiese quedado detenido o que no haya sobornado a las autoridades que lo interrogaron en la fiscalía donde me presenté inicialmente, para que lo dejaran libre (¡¿?!).

O sea: Si un delincuente, por cierto, presuntamente originario del estado de Morelos, anduviera suelto de nueva cuenta en la capital mexicana sería simplemente porque yo acepté seguir el consejo de un moderno agente del Ministerio Público, de experimentar cómo funcionan los servicios del MP “virtual”.  Al menos eso fue lo que insinuó el fiscal que me mandó, no sin algo de razón, de regreso a la oficina donde inició todo el proceso de denuncia del delito.

Yo, empero, he decidido conceder el beneficio de la duda sobre los nuevos servicios de persecución del delito en la Ciudad de México porque mientras se resuelve el entuerto, me desestresará tratar de hacer de mis malas experiencias un reportaje.

Advertisements